Autor/a: Manuel Suárez Suárez

El mar de las Malvinas en diciembre

Manuel Suárez Suárez

Sean bienvenidos a mi cueva marina en estas aguas atlánticas de las islas Malvinas. Se acaba el año pero el ofensivo desprecio del desgobierno macrista sigue activo. Aunque no me sorprende pensé que el “espíritu navideño” aflojaría un poco la actividad criminal que caracteriza al indecente equipo de corrupción que presidente don Mauricio. En sus caras veo la decepción y no es para menos después de escuchar al ministro “rostro de piedra” Aguad.

Ahora resulta que el ARA “San Juan” se hundió porque el gobierno anterior hizo mal la reparación y además le agrega los fallos humanos. Es falso que estuviese mal reparado ya que el casco está intacto (no se soltaron las chapas por falta de remaches) y es falso que ustedes sean incompetentes. Si el ministro miente y denigra a 44 miembros de la Armada Nacional es porque cuenta con el beneplácito de varios millones de ciudadanos.

No se enojen. Les pido disculpen lo que voy a decirles pero es la verdad. La mayoría de ustedes recién se avivó de que habían metido la gamba en las urnas cuando fueron abandonados para ocultar el grave delito de traición a la patria. Si allá arriba el presidente sigue en su cargo es por efecto de la doctrina Cornudista que los mantiene sumisos y obnubilados frente a todo lo que sucede. Ustedes –no todos, claro– lo sufren al ver a familiares morfándose las truchadas informativas.

Un ejemplo claro de que hay algo enfermizo en los que apoyan al gobierno lo tenemos en la recomendación para cambiar de postre en las fiestas navideñas: ¡Adiós Pan Dulce! ¡Bienvenidas Tortas Fritas! Tranquilos y tranquila Eliana, enseguida aclaro el tema. Un oscuro diario de la prensa mafiosa publicó una nota con grandes titulares para promocionar el cambio del “pan dulce” a las “tortas fritas” en las tradicionales fiestas. ¿Qué me estás contando? No te quejés, papi Mauri tiene la solución. ¿Estás en la lona y no podés ir a la confitería? No bajés los brazos. El buen macrista va a la cocina amasar con ritmo sin pedirle ayuda a la patrona.

Bueno, creo que podemos merendar para intentar reponer energías después de un año entero de sufrimiento al comprobar que ciertos ciudadanos son igualitos que los gobernantes que eligieron para gestionar su resentimiento hacia el más desfavorecido. Me complace informarles que en enero andaré por el norte ya que me acercaré a mi querido pueblo de Fisterra. Hace años que no falto a la cita de Año Nuevo en la orilla del castillo de San Carlos. Desde allí escucho perfectamente las voces de mis familiares que brindan para tener salud en el 2019. Espero que les guste el “kril” que cociné antes de que llegaran. Este crustáceo es una delicia, sea a la plancha o hervido. Mi secreto culinario es ponerle un chorrito de aceite de oliva. Acabo de usar el excelente “Abril” de las tierras lucenses de Quiroga. Los abrazo en hermandad y deseo de corazón que en el próximo año puedan salir a la superficie para recibir un digno entierro.


Etiquetas: , , , ,